Área de propietarios
Ahora estás en la sección de propietarios de mascotas. Si eres veterinario, por favor visita nuestra sección de veterinarios para que tengas la mejor experiencia posible.
Ir al área de veterinarios

Alergia en perros y gatos

Las mascotas también pueden ser alérgicas

Alergia en perros y gatos

La alergia es una condición genéticamente predispuesta de hipersensibilidad a sustancias que son comunes e inofensivas para la mayoría de los animales. Los mecanismos inmunológicos que subyacen a la alergia en perros, gatos y caballos son esencialmente los mismos que en los humanos.

Tipos de alergia

Atopia o dermatitis atópica (hipersensibilidad al polen, los ácaros, el moho y la caspa)

Alergia alimentaria (hipersensibilidad a los componentes proteicos de la dieta, como el pollo)

Alergia a los insectos y las pulgas (hipersensibilidad a la saliva de los insectos y las pulgas)

Alergia de contacto (hipersensibilidad a materiales como el plástico, el linóleo y la pintura)

Alergia a los medicamentos (hipersensibilidad a los antibióticos, antiparasitarios y otros medicamentos)

Patogénesis

La hipersensibilidad se debe a una disfunción del sistema inmunológico del animal por la que éste percibe incorrectamente una sustancia inofensiva como perjudicial. Cuando un animal entra en contacto (físicamente, por inhalación o ingestión) con un alérgeno por primera vez, su sistema inmunológico reacciona produciendo anticuerpos IgE. Estos anticuerpos son específicos para un alergeno en particular. Cuando el animal se vuelve a encontrar con el alergeno, éste se presentará a un mastocito que ya está conectado a la IgE específica del alergeno. Esto lleva a la producción y liberación de mediadores inflamatorios como la histamina y las citoquinas.

Síntomas clínicos

El prurito es la característica esencial de la alergia, por lo que su diagnóstico requiere un historial de prurito. Las lesiones cutáneas como el eritema, las excoriaciones y la alopecia autoinducida también están relacionadas con la gravedad de la enfermedad. También pueden aparecer síntomas respiratorios (rinitis alérgica, asma), gastrointestinales (vómitos, diarrea, gastritis) y oculares (conjuntivitis). La reducción de la calidad de vida – tanto para los animales domésticos como para los propietarios – es un resultado que repercute no sólo en la salud y el bienestar del animal doméstico, sino también en el vínculo entre el hombre y el animal.

Alergia en perros

Se cree que la dermatitis atópica canina (DAC) es la forma más común de alergia en los perros, afectando hasta el 15% de la población canina y representando el 25% de los perros referidos por prurito. La dermatitis atópica es una alergia hereditaria por la que el perro es sensible a las sustancias del aire del entorno, como el polen, los ácaros y los hongos.

Razas predispuestas

Cualquier perro puede desarrollar atopia, pero ciertas razas corren un mayor riesgo. Entre esas razas se incluyen el Lhasa Apso, Schnauzer, Boxer, Labrador, Golden Retriever, Poodle, West Highland White Terrier, Cairn Terrier, Jack Russel, Fox Terrier, Cocker Spaniel, Dálmata, Bulldog, Setter inglés, Setter irlandés y Chihuahua.

Síntomas clínicos

El síntoma más obvio de una condición atópica es el prurito. El prurito es causado por la inflamación de la piel, típicamente en las patas, cabeza, axila o ingle. Los perros se suelen lamer o morder las patas y se les puede ver frotando la cabeza por el suelo u otros objetos. La inflamación de la piel puede verse agravada por infecciones bacterianas o por levaduras, como el Estafilococo y la Malassezia. Los primeros síntomas suelen aparecer entre 1 y 3 años de edad (~75% de todos los casos). Ocasionalmente los síntomas se presentan en animales menores de 6 meses de edad.

Diagnóstico

Cuando se descartan otros desencadenantes de los síntomas, se diagnostica la atopia. El siguiente paso es realizar una prueba de alergia para identificar qué alérgenos están causando la reacción alérgica. La prueba de suero de Next+ utiliza la última tecnología en pruebas de alergia. Tiene tres anticuerpos monoclonales patentados procedentes de una IgE recombinante específica, así como bloqueadores CCDs, lo que da como resultado el nivel más alto de especificidad y sensibilidad – Lea más sobre el diagnóstico y la prueba de suero Next+.

Tratamiento

La dermatitis atópica es una condición de por vida, y por esta razón cualquier tratamiento debe ser continuado de por vida, o al menos durante un periodo de tres a cinco años. La opción recomendada para el tratamiento de la atopia es la inmunoterapia. La inmunoterapia es el único tratamiento que impedirá que la alergia progrese, haciendo que el sistema inmunológico sea menos sensible, o totalmente insensible, a los alérgenos que desencadenan la reacción alérgica.

Alergias a los alimentos

Hasta el 35% de los perros que son alérgicos a sustancias de su entorno también son hipersensibles a las proteínas de los alimentos. La identificación, exclusión y manejo de la alergia alimentaria es una de las partes cruciales del diagnóstico y tratamiento de la dermatitis atópica. La única forma de diagnosticar la alergia alimentaria es realizando un ensayo de eliminación de alimentos. Sin embargo, es difícil identificar una dieta apropiada para la prueba, por lo que desarrollamos test serológico frente a alimentos Next+.

Datos clave sobre la dermatitis atópica

  • Normalmente comienza a una edad temprana.
  • Involucra el prurito y conduce a infecciones graves y recurrentes.
  • Identificar los alérgenos responsables es crucial, usando una prueba de suero de IgE de alta calidad, específica y sensible.
  • Requiere un tratamiento de por vida (la opción recomendada es la inmunoterapia).
  • La inmunoterapia es el único tratamiento etiológico y recomendado por la OMS.

Alergia en gatos

En los gatos, los tipos de alergia más comunes son la alergia a las pulgas y la dermatitis atópica. La dermatitis atópica o atopia felina es una alergia hereditaria por la que el animal es sensible a las sustancias transportadas por el aire del entorno, como el polen, los ácaros y los hongos. También son comunes otras presentaciones como síntomas respiratorios.

Síntomas clínicos

Los síntomas comunes en los gatos alérgicos son prurito, asma, síntomas respiratorios, eritema, estornudos, ojos llorosos, infecciones de oído, vómitos y diarrea. Si un gato ya sufre de asma, una alergia ambiental a menudo empeora las molestias.

Diagnóstico

La atopia felina está infra diagnosticada porque un síntoma común de la dermatitis atópica en los gatos es el exceso de lamido, que se confunde con el comportamiento normal, o la ansiedad. Cuando se descartan otros desencadenantes de los síntomas, se diagnostica la atopia. El siguiente paso es realizar una prueba de alergia para identificar qué alérgenos están causando la reacción alérgica. La prueba de suero Next+ utiliza la última tecnología en pruebas de suero IgE. Utiliza tres anticuerpos monoclonales patentados procedentes de una IgE recombinante, además de bloqueadores CCDs, lo que da como resultado un producto con el mayor nivel de especificidad y sensibilidad. – Lea más sobre el diagnóstico y el Test de suero Next+.

Tratamiento

Aunque las pruebas para el tratamiento de la atopia felina son escasas, sí demuestran que la inmunoterapia tiene una tasa de eficacia del 70% y es segura para su uso a largo plazo. La inmunoterapia es el único tratamiento que impedirá que la alergia progrese, haciendo que el sistema inmunológico sea menos sensible, o totalmente insensible, al alérgeno que desencadena la reacción alérgica. Es el tratamiento de elección para los gatos.

Datos clave sobre la dermatitis atópica en gatos

  • Normalmente empieza a una edad temprana.
  • Involucra el prurito y puede conducir a infecciones graves y recurrentes.
  • La identificación de los alérgenos responsables es crucial, así como el uso de un test de suero de IgE de alta calidad, específico y sensible.
  • Requiere un tratamiento de por vida para el cual la opción recomendada es la inmunoterapia.

Síntomas de alergia en perros y gatos

El síntoma más obvio de una condición atópica es el prurito. El prurito es causado por la inflamación de la piel, típicamente en las patas, cabeza, axila o ingle. Los perros se suelen lamer o morder las patas y se les puede ver frotando la cabeza por el suelo u otros objetos. Los gatos normalmente se lamen intensamente o incluso se arañan por el picor.

La inflamación de la piel asociada con el prurito es un síntoma importante y para diagnosticar correctamente la dermatitis atópica es importante saber en qué contexto, a qué horas y en con que intensidad el animal tiene prurito.

La inflamación de la piel puede verse agravada por infecciones bacterianas (Staphylococcus) o por levaduras (Malassezia), que también necesitan tratamiento. Las infecciones recurrentes del oído también suelen ser causadas por la alergia (en más del 75% de los casos).

Signos como el enrojecimiento, las heridas superficiales por rasguños, la decoloración del pelo (por lamido excesivo) y la pérdida de pelo también reflejan la gravedad de la alergia. Según la duración y la gravedad del trastorno, las lesiones pueden variar entre el eritema (enrojecimiento), la hiperqueratosis (queratinización) y la liquenificación (engrosamiento) de la piel. Ocasionalmente, los perros y gatos atópicos tendrán ojos llorosos, asma o estornudos. A veces puede haber síntomas digestivos.

Los síntomas pueden estar presentes durante todo el año o sólo en una temporada determinada, dependiendo de los alérgenos que desencadenan la reacción alérgica.

Los primeros síntomas suelen aparecer entre 1 y 3 años de edad (en alrededor del 75% de los casos). Ocasionalmente, los síntomas se presentan en animales menores de 6 meses de edad.

Diagnóstico

No todo el prurito se debe a una alergia, por lo que un diagnóstico preciso requiere un examen físico completo, incluyendo una historia clínica completa. Todas las demás causas conocidas de picor, como los parásitos y las infecciones, deben tratarse o descartarse antes de poder diagnosticar la alergia. Es crucial confirmar e identificar los alérgenos responsables. La prueba de suero Next+ utiliza la última tecnología en pruebas de suero IgE, usando tres anticuerpos monoclonales procedentes de una IgE recombinante, además de bloqueadores CCDs, lo que da como resultado el más alto nivel de especificidad y sensibilidad.

Tratamiento

La dermatitis atópica es una condición de por vida, y por esa razón cualquier tratamiento debe ser continuado de por vida, o al menos de tres a cinco años. La mejor solución es evitar todo contacto con el alérgeno responsable, pero la mayoría de las veces esto no es posible. Por lo tanto, la opción recomendada para el tratamiento de la atopia es la inmunoterapia.

La inmunoterapia es el único tratamiento que impide que la alergia progrese, haciendo que el sistema inmunológico sea menos sensible, o totalmente insensible, a los alérgenos que desencadenan la reacción alérgica. Es el tratamiento de elección según la OMS y los dermatólogos veterinarios.

Diagnóstico de la alergia

Un diagnóstico preciso de alergia requiere un examen físico completo que incluya una historia clínica completa. Todas las demás causas conocidas de prurito, como parásitos e infecciones, deben ser tratadas o descartadas antes de que se pueda diagnosticar la alergia.

Test serológico alimentario Next+ y prueba de eliminación de alimentos

El paciente también debe recibir una dieta de eliminación para determinar qué alimentos específicos desencadenan una reacción de hipersensibilidad. Un tercio de los animales atópicos también son alérgicos a las proteínas de los alimentos, por lo que es crucial asegurarse de que no haya una alergia alimentaria concomitante. – Más información sobre las alergias alimentarias

El test serológico alimentario Next+ puede indicar los alimentos a los que el paciente puede no ser sensible y guiar las decisiones sobre las opciones adecuadas para una dieta de eliminación. – Lea más sobre el Test de Reactividad Alimentaria Next+ aquí

Prueba de suero Next+

Cuando se descartan otros desencadenantes de los síntomas, se diagnostica la atopia. El siguiente paso es realizar una prueba de suero de IgE para identificar qué alérgenos están causando la reacción alérgica. Nextmune proporciona el estándar de referencia en pruebas de alergia a través de la gama de productos Next+. El test de suero Next+ es una prueba innovadora que utiliza tres anticuerpos monoclonales patentados, además de bloqueadores CCD, lo que resulta en una alta especificidad y sensibilidad. – Lea más sobre la Prueba de suero Next+ aquí

Se trata de un paso fundamental porque sin saber qué alérgenos están causando el problema, es imposible desarrollar un tratamiento de inmunoterapia adaptado o aplicar medidas para evitar los alérgenos.

Prueba cutánea de Artuvetrin

Además de Next+, también se puede realizar una prueba cutánea intradérmica. La prueba cutánea de Artuvetrin® consiste en inyectar pequeñas cantidades de diferentes alérgenos por vía subcutánea. De esta forma se puede evaluar si se desarrolla o no una reacción local en el lugar de la inyección. – Lea más sobre la prueba cutánea de Artuvetrin® aquí

Tratamiento

La dermatitis atópica es una condición de por vida, y por esa razón cualquier tratamiento debe ser continuado de por vida, o al menos mantenerse un mínimo de tres a cinco años. La mejor solución es evitar el contacto con los alérgenos, pero la mayoría de las veces esto es imposible. Por lo tanto, la opción de tratamiento recomendada para la atopia es la inmunoterapia.

La inmunoterapia es el único tratamiento que impide que la alergia progrese, haciendo que el sistema inmunológico sea menos sensible, o totalmente insensible, a los alérgenos que desencadenan la reacción alérgica. Es el tratamiento de elección según la OMS y dermatólogos expertos veterinarios en alergia. – Lea más sobre el tratamiento e inmunoterapia de Nextmune®.

Tratamiento de la alergia

La dermatitis atópica es una condición de por vida, y por esa razón cualquier tratamiento debe ser continuado de por vida. La mejor solución es evitar el contacto con los alérgenos, pero la mayoría de las veces esto es imposible, especialmente con alérgenos como los ácaros del polvo de las casas, y el polen de las hierbas y árboles. Sin embargo, hay medidas que pueden ayudar a minimizar el contacto.

 

Inmunoterapia

El tratamiento recomendado para la atopia es la inmunoterapia. Es el único tratamiento que detiene el progreso de la alergia, haciendo que el sistema inmunológico sea menos sensible, o totalmente insensible, a los alérgenos que desencadenan la reacción alérgica. Esto ayuda a que el animal no desarrolle nuevas alergias.

La inmunoterapia puede administrarse por vía subcutánea u oral. Los estudios muestran que alrededor del 85% de los pacientes tienen una respuesta positiva a ella. El efecto se observa generalmente después de 3-5 meses, pero puede tardar hasta un año. La inmunoterapia es efectiva, segura para el uso a largo plazo, y puede combinarse con otros medicamentos. La inmunoterapia es el único tratamiento que impide que la alergia progrese, haciendo que el sistema inmunológico sea menos sensible, o totalmente insensible, a los alérgenos que desencadenan la reacción alérgica. Es el tratamiento de elección según la OMS y expertos veterinarios en alergia. – Lea más sobre el tratamiento e inmunoterapia de Nextmune®.

 

El enfoque multifactorial

Un enfoque que incluya todos factores que influyen en la alergia es muy importante. Junto con la inmunoterapia, otros productos pueden ayudar a controlar los síntomas, según sea necesario, como productos tópicos (champús, limpiadores de oídos), suplementos de ácidos grasos esenciales, una buena dieta o medicación sintomática.

Los productos que previenen la exposición a los alérgenos pueden ser muy eficaces para evitar los síntomas. Aunque la mayoría de los alérgenos son imposibles de evitar por completo, algunas opciones preventivas pueden ayudar.

 

Productos y suplementos tópicos: el enfoque integral

Como tratamiento adicional eficaz, los suplementos diarios de ácidos grasos omega-3, así como el tratamiento con champús medicinales, aerosoles, geles, toallitas o limpiadores de oídos, pueden aliviar las reacciones de la piel y/o minimizar el crecimiento de bacterias y levaduras.

El baño puede aliviar el prurito y eliminar los alérgenos ambientales de la piel de la mascota. Es importante elegir el champú adecuado, ya que el baño frecuente con el producto equivocado puede provocar sequedad en la piel. Muchos pacientes alérgicos tienen problemas de otitis. Elegir el limpiador de oídos correcto y usarlo correctamente puede ayudar a reducir los problemas de otitis recurrentes.

Los ácidos grasos esenciales tienen un papel importante en el apoyo a la salud de la piel. Son componentes estructurales de las membranas celulares, por lo que ayudan a mantener la integridad de la barrera cutánea y a prevenir la penetración de alérgenos a través de la piel. Además, tienen un efecto antiinflamatorio, aliviando los síntomas del prurito y el rascado.

 

Medicamentos sintomáticos a corto plazo

Además, hay una serie de medicamentos a corto plazo disponibles que ayudan a controlar los síntomas. Estos medicamentos sintomáticos, como los corticoesteroides, la ciclosporina, el oclacitinib y el lokivetmab, son útiles para suprimir la reacción alérgica, pero no tratan la alergia en sí. Pueden tener importantes desventajas y presentar efectos secundarios, especialmente a largo plazo. Nuestra recomendación es utilizar estos productos a corto plazo y conjuntamente con la inmunoterapia, para asegurar que el paciente se sienta bien durante las primeras fases de la misma, pero con el objetivo a largo plazo de administrar solamente la inmunoterapia para controlar al paciente.

 

Umbral del prurito y brotes

En los pacientes con un brote, los síntomas aparecen o empeoran repentinamente. Esto significa que el paciente se ha elevado por encima del “umbral del prurito”. Esto puede suceder por varias razones:

  • Cuando hay más contacto con los alérgenos
  • Por una infección secundaria (levaduras, bacterias, etc.)
  • Por otras irritaciones de la piel (debido a las pulgas, la natación, etc.)

Con un brote, es importante encontrar la causa y prevenirlo. Si se desconoce la causa, a veces puede ser suficiente para aliviar los síntomas utilizando medicación sintomática temporal.

Alergia a los alimentos

Las reacciones adversas a los alimentos abarcan tanto las intolerancias alimentarias como las hipersensibilidades inmunológicas (alergias alimentarias). Los mecanismos inmunológicos específicos implicados en las alergias alimentarias no se conocen totalmente, pero se cree que la mayoría son mediadas por el tipo I o IgE. También hay pruebas que sugieren que están implicadas las reacciones de hipersensibilidad de tipo II y tipo IV.

Prevalencia, edad de inicio y razas predispuestas

La alergia alimentaria es una enfermedad relativamente común. Los estudios muestran que

entre el 20 y el 25% de los perros tienen enfermedades alérgicas de la piel. También se estima que se da en alrededor del 33% de los perros con dermatitis atópica. Hay una mayor incidencia en perros menores de 1 año de edad y mayores de 6 años. Labrador Retrievers, West Highland White Terriers, Boxers, Rhodesian Ridgebacks y Pugs son las razas predispuestas.

Síntomas clínicos

Los síntomas más comunes son dermatológicos o gastrointestinales (o una combinación de ambos). Los signos dermatológicos son variados, y a menudo no se distinguen de los asociados a la dermatitis atópica. Los síntomas gastrointestinales pueden incluir vómitos, diarrea, pérdida de peso, molestias abdominales, flatulencia y defecación frecuente (más de tres veces al día).

Diagnóstico

Los alérgenos alimentarios más comunes que afectan a los perros parecen ser la carne de vacuno, el pollo, el huevo, la leche, el trigo, la soja y el maíz, que también son ingredientes comunes en muchos alimentos comerciales. Para diagnosticar la alergia alimentaria, se debe realizar una prueba de eliminación de alimentos.

Prueba de reactividad alimentaria Next+

El test serológico alimentario Next+ es una herramienta muy útil en la elección de los ingredientes adecuados para una dieta de eliminación debido a su alto Valor Predictivo Negativo. – Lee más sobre el Test de Reactividad Alimentaria de Next+

Síntomas

Los síntomas más comunes son dermatológicos o gastrointestinales (o una combinación de ambos). Los signos dermatológicos son variados, y a menudo no se distinguen de los asociados a la dermatitis atópica.

El prurito no estacional generalizado o localizado (de la cara, los oídos, las patas, las axilas, las regiones inguinal y perineal) es el síntoma que se describe con mayor frecuencia. El paciente experimenta un picor severo, que le lleva a rascarse, morderse y lamerse excesivamente y de forma no natural.

También es posible que los efectos de una alergia alimentaria estén por debajo del “umbral del prurito”, y que sólo se produzcan brotes cuando haya un aumento de los niveles de alérgenos ambientales durante la temporada de alto polen. La otitis externa y el pioderma recurrente, con o sin prurito, también se han asociado con las alergias alimentarias.

Los síntomas gastrointestinales pueden incluir vómitos, diarrea, pérdida de peso, molestias abdominales, flatulencia y defecación frecuente (más de tres veces al día).

Diagnóstico

Los alérgenos alimentarios más comunes que afectan a los perros parecen ser la carne de vacuno, el pollo, la leche, el trigo, la soja, el arroz y el maíz, que también son ingredientes comunes en muchos alimentos comerciales. Para diagnosticar la alergia alimentaria, se debe realizar una prueba de eliminación de alimentos.

Test serológico alimentario Next+

El test serológico alimentario Next+ puede orientar en la elección de los ingredientes adecuados para una dieta de eliminación. – Lee más sobre el Test de Reactividad Alimentaria de Next+

Diagnóstico

Actualmente, el diagnóstico definitivo de la alergia alimentaria sólo es posible mediante una prueba de eliminación de alimentos, seguida de una prueba de provocación.

Prueba de eliminación de alimentos

Una mejoría completa o parcial del prurito durante la prueba de eliminación es el principal criterio para la sospecha de alergia alimentaria. El diagnóstico se confirma por la recurrencia de los signos clínicos cuando el alimento que se administró anteriormente se reintroduce en la dieta. Si los síntomas del paciente mejoran durante la prueba de eliminación, el siguiente paso es “provocar” al paciente con el tipo de alimento que recibió anteriormente (el alimento original). Si los síntomas reaparecen, el paciente debe volver a la dieta de eliminación. Para decidir qué ingredientes específicos están causando la alergia, se debe introducir un nuevo ingrediente a la vez. Dado que los animales pueden ser multisensibles, puede ser necesario restringir la dieta más de una vez.

Durante una prueba de eliminación, el paciente no debe recibir ningún otro alimento, tratamiento, sobras, medicamentos, vitaminas o suplementos que contengan proteínas que no sea el elegido para la prueba. La duración recomendada de una prueba es de al menos 6 semanas.

 

Dietas de eliminación

Los ensayos de eliminación pueden llevarse a cabo con alimentos caseros, dietas comerciales que contienen proteínas hidrolizadas o con proteínas nóveles para el paciente, o dietas monoproteínicas. – Más información sobre las dietas de eliminación

Prueba de reactividad alimentaria Next+

Identificar la mejor dieta de eliminación puede ser un proceso arduo. Por esa razón, desarrollamos el test serológico alimentario Next+, para ayudar a determinar los componentes adecuados de la dieta de eliminación. – Lea más sobre el Test de Reactividad Alimentaria de Next+

Gestión de las alergias alimentarias

Cuando se establece la presencia de una alergia alimentaria, el evitar estrictamente el alérgeno responsable es la clave del éxito. También debe considerarse la relación taxonómica entre las diferentes fuentes de proteínas para evitar la reactividad cruzada. – Más información sobre el control de las alergias alimentarias

Dietas de eliminación

Elegir la mejor dieta de eliminación puede ser un proceso arduo. Las dietas comerciales suelen contener grandes moléculas de proteína, capaces de inducir el deterioro clínico en algunos perros, o pueden contener fuentes de proteína que no están declaradas en la etiqueta.

Dietas hidrolizadas

Las dietas hidrolizadas contienen proteínas que han sido tratadas para asegurar que el sistema inmunológico no reconozca las proteínas de los alimentos y así inducir una reacción alérgica. La fuente de proteínas (por ejemplo, la carne de pollo o la proteína de soja) se hidroliza en partículas de menos de 10.000 daltons lo que evita su unión a la IgE de los mastocitos.

Diferentes dietas hidrolizadas contienen diferentes fuentes de proteínas. Para una dieta de eliminación, elija una dieta hidrolizada que contenga una fuente de proteínas y carbohidratos con la que el paciente no haya estado en contacto anteriormente, o elija una que contenga una fuente con la que el test serológico alimentario Next+ revele que el paciente no ha desarrollado IgE.

Se debe elegir un alimento completamente hidrolizado si no se puede encontrar un alimento con los ingredientes adecuados.

Hay resultados contradictorios en los estudios sobre la eficacia de las dietas hidrolizadas para pacientes alérgicos, en los que el 10-40% de los pacientes alérgicos a la proteína básica siguen mostrando signos clínicos en una versión hidrolizada. -Lea más sobre el Test de Serológico Alimentario Next+

Dietas caseras

Las dietas caseras funcionan bien para muchos perros durante un período de 2 a 3 meses, pero no deben darse a animales muy jóvenes que aún están creciendo.

Las dietas de monoproteínas

Las dietas monoproteicas fueron desarrolladas específicamente por veterinarios para perros y gatos con alergias alimentarias. Estas dietas incluyen sólo una fuente de proteína y no tienen aditivos. Pueden utilizarse como fuente de proteínas en un ensayo de eliminación, o para añadirlas a otros alimentos para personas exigentes y para aquellos que necesitan ganar peso. Su uso a largo plazo es controvertido

Manejo

Cuando se establece la presencia de una alergia alimentaria, el evitar estrictamente el alérgeno responsable es el enfoque más adecuado. También debe considerarse la relación taxonómica entre las diferentes fuentes de proteínas para evitar la reactividad cruzada. Por ejemplo, si la carne de vacuno no parece ser un ingrediente adecuado, entonces el bisonte, el venado, el cordero y/o la leche también podrían no ser adecuados. Esto también se aplica a la carne de pollo y otros productos de ave o de huevo.

Si el ensayo parece haberse realizado correctamente, pero el paciente no mejoró o sólo mejoró ligeramente, entonces es probable que esté sufriendo de dermatitis atópica y reaccionando a los alérgenos ambientales. La prueba del suero Next+ y/o la prueba cutánea de Artuvetrin® pueden identificar a qué alérgenos ambientales está reaccionando el paciente, y ayudar a diseñar una inmunoterapia apropiada para tratar la causa de la alergia.

Lea más acerca de la prueba de suero Next+

Lea más sobre la prueba cutánea de Artuvetrin®

Lea más sobre el tratamiento e inmunoterapia de Nextmune®

¿Qué más se puede hacer para ayudar con los síntomas gastrointestinales?

Los suplementos alimenticios pueden ser muy útiles para detener la diarrea y estabilizar la función del tracto gastrointestinal.

Un suplemento que contenga tanto fibra soluble como no soluble puede ayudar con las heces duras y sueltas. Fibráfonos es un suplemento de fibra y vitaminas con siete fuentes de fibra diferentes que pueden estabilizar las evacuaciones intestinales. Puede combinarse con el complejo Enteromicro para estabilizar aún más el tracto gastrointestinal.

La alergia es una condición genéticamente predispuesta de hipersensibilidad a sustancias que son comunes e inofensivas para la mayoría de los animales. Los mecanismos inmunológicos que subyacen a la alergia en perros, gatos y caballos son esencialmente los mismos que en los humanos.